Els vals de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune. Las articulaciones se inflaman simétricamente, habitualmente las manos, pies, dando lugar a hinchazón, dolor y a menudo llegando a la destrucción definitiva de la articulación.
Esta dolencia puede también producir una variedad de síntomas por todo el cuerpo. Se desconoce su causa exacta, aunque son muchos los factores que pueden influir en la reacción autoinmunológica.
Aproximadamente el uno por ciento de la población padece esta enfermedad. Afecta mucho más a las mujeres que a los hombres. Se presenta, en primer lugar, en personas entre 25 y 50 años, pero puede surgir a cualquier edad.
En algunos casos la enfermedad se resuelve de forma espontánea y el tratamiento alivia los síntomas en tres, de cada cuatro personas. Al menos una de cada diez queda discapacitada.
El sistema inmunitario ataca al propio tejido que reviste y protege las articulaciones. Al final es el cartílago, el hueso y los ligamentos de la articulación se deterioran provocando la formación de cicatrices dentro de la articulación.

SINTOMAS

- Puede iniciarse de forma súbita, con una inflamación de muchas de las articulaciones o de forma gradual. Las pequeñas articulaciones de dedos, manos, pies, muñecas, codos y tobillos, se inflaman en un principio produciéndose, en muchos casos, rigidez.

- Las articulaciones que se encuentran afectadas suelen agrandarse y pueden deformarse de forma rápida.

- La rigidez impide que puedan extenderse o abrirse por completo.

- Las muñecas hinchadas, pueden ocasionar el síndrome del túnel carpiano.

- Entre el treinta y el cuarenta por ciento de personas que padecen esta enfermedad, presentan nódulos debajo de la piel, con frecuencia junto a las zonas afectadas.

- Algunas personas desarrollan inflamación en los ganglios linfáticos o inflamación ocular.

- Sensación de cansancio en las primeras horas de la tarde.

DIAGNOSTICO

Puede ser muy difícil distinguir la artritis reumatoide, de otras enfermedades que pueden causar artritis. La reumatoide suele producir síntomas muy característicos. Para el diagnóstico puede ser necesario un análisis del líquido que se extrae de la articulación o una biopsia de los nódulos.

Un porcentaje muy alto de las personas que padece esta enfermedad presenta una velocidad de sedimentación globular elevada y anemia leve. Un setenta por ciento tiene un anticuerpo llamado factor reumatoide. Cuanto más alto sea el valor de este factor en sangre, más grave será la artritis.

TRATAMIENTO

- Reposo de la articulación afecta. Una estancia breve en cama ayuda a aliviar un brote grave.

- Se utilizan tablillas para inmovilizar y proporcionar descanso a las articulaciones. Realizar de todas formas movimientos sintomáticos, para prevenir la rigidez.

- Dieta regular y saludable rica en pescado y aceites vegetales y pobre en carne roja.

- Relajación

- Adelgazar

- Practicar baile lento reduce el estrés

- Si es preciso el paracetamol como calmante (siempre consultando al médico o farmacéutico).

- El calor en pequeñas dosis puede favorecer la relajación muscular y aliviar el dolor.

- Hacer aerobic.

- Masajes para aliviar el dolor.

- Consumir zumos vegetales. El ayuno con jugos vegetales, reduce el dolor en pacientes con esta artritis. Son muy recomendables zumos de zanahoria, apio, col o tomate.

- El uso del TENS, o sea, la estimulación nerviosa eléctrica trascutánea, a veces, reduce la necesidad de calmantes.

- Acupuntura. Alivia el dolor. Algunos acupuntores afirman que sus tratamientos, reducen la inflamación y producen remisiones de la artritis reumatoide.

- Control de peso. El peso excesivo implica un mayor esfuerzo para las articulaciones y acelera el proceso destructivo de la artritis. Dieta para bajar peso.

- Comer verduras. Una dieta vegetariana en este tipo de artritis puede producir una mejoría espectacular, al haber eliminado la carne, huevos, lácteos y azúcar.  Se trata de ingerir la menor cantidad posible de grasas saturadas y sustituirlas por grasas poliinsaturadas. Pescado como salmón, sardinas y arenques son ricos en Omega 3.

- Dieta rica en magnesio (verduras, cereales integrales, apio). Descubrir cuáles son los alimentos que una vez ingeridos, producen accesos de dolor, en especial, alcohol, leche, tomates y ciertos frutos secos.

- Usar un deshumificador. Una humedad constante en la casa contribuye a aliviar el dolor que provocan los cambios climáticos.
Mantenerse activo. Hacer ejercicio en la piscina suele ser muy beneficioso.

- Tomar el sol en las zonas afectadas.

- Los fármacos más utilizados para la artritis reumatoide son los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), fármacos de acción retardada, corticoesteroides y los inmunosupresores. Entre los que actúan como supresores del sistema inmunitario destacan, la cloroquina, la ciclofosfamida y el metotrexato.

FITOTERAPIA FRENTE ARTRITIS REUMATOIDE

El Dr. Vogel, fitoterapeuta y nutricionista, aconsejaba tomar cada mañana, en ayunas, medio vaso de jugo de patata cruda. Si se desea, puede diluirse con un poco de agua caliente. Además, tomar como postre, en la comida y en la cena, un vaso de agua caliente con una cucharadita de vinagre de manzana y otra de miel frena paulatinamente el dolor.
Por otro lado, sobre la parte dolorida,  aplicar compresas sobre la deformación artrítica, el primer día de hoja de col aplastada, al día siguiente de arcilla y así sucesivamente, sería otra práctica recomendada para aliviar el dolor en pocos días. Vamos a ver a continuación una recetas para elaborar una cataplasma y una tisana que se pueden utilizar tanto en artritis como en golpes fortuítos:

VERBENA: Un puñado de hojas y flores frescas de verbena y 150 ml de vinagre.
Cocer la planta en el vinagre. Cuando el vinagre se haya evaporado, poner la planta en una tela.
Aplicar caliente en la zona dolorida.

ORTIGA MAYOR: Infusión
Poner en un recipiente medio litro de agua, añadir 30 gr de planta entera fresca o semifresca.
Una vez todo junto ponerlo a hervir durante 10 minutos, se aparta del fuego y se deja reposar unos 20 minutos, colarlo y ponerlo en una botella.
Tomar tres tacitas diarias antes de las comidas, añadiéndoles, si se desea, un poco de zumo de limón.
Hacerlo durante 25 días, descansar unos 4 y volver a repetir otros 25 días.
Suele dar buen resultado.

 

Imagen: Kalipedia

Leave a Reply