Drogas de moda: burundanga

burundanga

La escopolamina es un alcaloide tropánico también conocido como burundanga. Es una sustancia afín a la atropina, que se encuentra en la Belladona. Es una droga altamente tóxica y debe ser usada en dosis muy pequeñas, como por ejemplo en el tratamiento de la cinetosis (mareos vehiculares). Una sobredosis de escopolamina puede causar delirio, psicosis, parálisis, estupor y la muerte.

En química a la burundanga se la conoce también como hioscina, que proviene del nombre científico Hyoscyamus Níger (Hierba loca).
La escopolamina actúa como depresor de las terminaciones nerviosas y del cerebro. Induce a la dilatación de las pupilas, la contracción de los vasos sanguíneos, la reducción salival y estomacal y otros fenómenos resultado de la inhibición del sistema nervioso parasimpático. En dosis altas, más de 10 mg en niños, o más de 100 mg en adultos, puede causar convulsiones, depresión, arritmias cardíacas (taquicardia, fibrilación, etc), insuficiencia respiratoria, colapso vascular y hasta la muerte.

En medicina, la escopolamina se usa:
a) En muy pequeñas cantidades para prevenir y tratar el mareo, colitis y vómitos provocados en los viajes.
b) Como sedante sobre el Sistema Nervioso Central, se usa como antiparkinsoniano, antiespasmódico y como analgésico local.
c) Sirve para provocar la dilatación de la pupila en exámenes del fondo de ojo.
Su uso reduce la producción de las glándulas secretoras (saliva, bronquios y sudor). Antiguamente se administraba junto con la morfina como analgésico en los partos.

SÍNTOMAS PERIFÉRICOS

Los efectos de la administración de escopolamina se manifiestan con la disminución de la secreción glandular, suspensión de la saliva, lo que provoca sequedad y sed, dificultad para deglutir, hablar, dilatación de las pupilas, visión borrosa para objetos cercanos y en ocasiones, ceguera transitoria.
Es característico el enrojecimiento de la piel por vasodilatación y disminución del sudor, así como el aumento de la temperatura corporal o fiebre, (que puede llegar a 42º C), dilatación vesical con espasmo del esfínter y retención urinaria. En algunos casos puede acompañarse de amnesia temporal o somnolencia.
Su máximo efecto se alcanza durante la primera o segunda hora y luego cede poco a poco, dependiendo de la dosis. Su eliminación tarda varios días.

estructura química escopolamina

TRATAMIENTO

La intoxicación con la escopolamina requiere atención médica. Se debe conservar una adecuada oxigenación del paciente, hidratación y control de la hipertermia (bolsa de hielo, compresas frías).  La habitación debe estar a media luz, para evitar estímulos hasta donde sea posible además de  acolchar la cama para evitar lesiones.
Es beneficioso disminuir la absorción con lavado gástrico inmediatamente (si se ha ingerido por vía oral) con carbón activado y catártico salino
Si se presenta delirio o coma debido a la toma en grandes dosis, la fisostigmina, administrada bajo estricto control médico, es el tratamiento indicado. Si el diagnóstico es correcto, se observa una respuesta muy rápida (diagnóstico terapéutico). Como la fisostigmina se metaboliza rápidamente, el paciente puede caer otra vez en coma, en una o dos horas, necesitando nuevas dosis. También el ácido ascórbico o vitamina C es útil para aumentar la eliminación de los alcaloides, por el mecanismo de acidificación de la orina.

¡Repito, todo ello bajo estricto control médico!

El uso de la escopolamina ha traspasado la frontera médica y ha llegado a manos delictivas, esta sustancia hace perder la voluntad y la memoria a quien la toma. La burundanga es utilizada por ciertos individuos en casos de robo o violación, siendo esta sustancia, cada vez, más habitual en nuestro país.

Leave a Reply