Cómo prevenir la otitis externa

Otitis externa farmacia online 1896La otitis externa es una infección del conducto auditivo. También se le llama comúnmente “mal del nadador”, ya que es más frecuente durante el verano, cuando se practica la natación.
La infección puede afectar a todo el conducto, como en la otitis externa, o sólo a una zona reducida, como por ejemplo, un forúnculo.

Causas de la otitis externa

Una variedad de bacterias, o muy raramente, hongos, pueden causar otitis externa generalizada.
Ciertas personas, como las que padecen alergias, soriasis, eccema o dermatitis del cuero cabelludo, son particularmente propensas a contraer la infección.
Las lesiones que se producen en el conducto auditivo al limpiarlo o bien por causa de entrada de agua o de irritantes como el spray de cabello o tinte, suelen producir otitis externa.
El hecho de intentar limpiar el conducto auditivo con bastoncitos con punta de algodón, puede empujar el material de desecho hacia el tímpano, donde se acumula, por lo que no es aconsejable.
Los desechos acumulados y la cera tienden a retener el agua que entra en el conducto cuando la persona se ducha o nada. El resultado final es la piel mojada y blanda del canal auditivo, se contrae infecciones bacterianas o fúngicas con mucha más facilidad.

Síntomas

Los síntomas son: picor, dolor y una secreción maloliente.
Si el conducto auditivo se hincha, llena de pus y desechos, la audición empeora.
Por lo general el conducto se resiente y duele si se tira del oído externo (oreja) o si se ejerce presión sobre el pliegue de piel que se encuentra frente al conducto.
Los furúnculos producen dolor, cuando revientan es posible que salga del oído una pequeña cantidad de sangre y pus.

Tratamiento

Para tratar la otitis externa, el médico elimina primero el material de desecho infectado que se encuentra en el conducto mediante aspiración o con bastoncitos con punta de algodón.
Una vez que el conducto auditivo está limpio, suele recuperarse la audición con normalidad.
El médico aconsejará al paciente que se instile gotas de antibiótico varias veces al día, durante un período máximo de una semana.
En ciertos casos se prescriben gotas que contienen ácido acético diluido, para que ayuden a recuperar la acidez del conducto auditivo.

Medidas para curar o prevenir la otitis externa

a) Secar suavemente con aire las orejas. Elimine la humedad en las orejas cada vez que se mojen, sospeche o no de una posible infección. Para ello, tire hacia abajo y hacia arriba del pabellón de la oreja para desobstruir el conducto auditivo y luego oriente el secador hacia el interior del oído desde una distancia de unos 50 cm.
Use aire caliente o frío, pero mantenga una corriente de aire, al menos, 30 segundos. Esto eliminará la humedad de su oreja y por tanto desaparecerán las condiciones favorables de bacterias y hongos.

b) En las farmacias se encuentran gotas para los oídos que combaten las bacterias. Si su único síntoma es el picor, cualquiera de estos productos podrá prevenir la infección. Utilizarlo cada vez que sus oídos estén húmedos.

c) Tape el oído si le gusta la natación, ¡hágalo!, pero use tapones de cera o silicona para evitar que el agua entre en la oreja. Este tipo de tapones son suaves y moldeables, se adaptan a cualquier oído. Se pueden adquirir en la farmacia. Usarlos también en la ducha o al enjabonarse. Es especialmente importante mantener los oídos secos en las personas propensas a sufrir infección de oído. Es aconsejable nadar en la superficie. Aunque sufra de otitis externa puede ejercitar la natación en la superficie y siempre que no se zambulla. De esta forma entrará menos agua en los oídos.

Utilize un gorro de baño que cubra las orejas. La combinación de un par de tapones para el oído y un gorro de este tipo, es lo más aconsejable.

Debemos ser precavidos al escoger el lugar donde nadar. Bañarse en una piscina con las aguas bien tratadas, es lo mejor para evitar coger bacterias.

d) Si le duelen los oídos (puede ser signo de infección) tome un analgésico, aspirina o paracetamol.

e) El calor ayuda a aliviar el dolor. Puede usar una toalla templada con el aire de un secador, una botella de agua caliente o una esterilla.

f) Cerumen. La cera en los oídos cumple varias funciones, incluida la de albergar bacterias amistosas. Por lo tanto es importante cooperar con las defensas naturales no eliminando la cera. Además ésta cubre las paredes del conducto auditivo, protegiéndolo de la humedad.

g) Mantener secos los oídos. La otitis externa disminuye la secreción de cera del oído, pero puede fabricarla uno mismo. Para ello debe empaparse una bolita de algodón con vaselina y untar con ella el borde externo de la entrada del oído. Esto evitará la entrada de humedad del exterior y mantendrá el oído seco.

h) Ponerse gotas. Una solución de vinagre blanco o compuesto de alcohol y vinagre blanco, a partes iguales aplicadas en el oído, matará los hongos y las bacterias presentes en el conducto auditivo.
Tire del pabellón auricular hacia arriba y abajo para desobstruir el conducto auditivo y vierta el contenido en el gotero. Mueva suavemente la oreja para que el líquido penetre hasta el fondo del conducto. Por último incline la cabeza hacia el otro lado para drenar este líquido.

En un próximo artículo trataremos de las otitis media y otitis crónica.

Imagen:

One Response to “Cómo prevenir la otitis externa”
  1. Hemorroide

    Merci pour cet article, j’aime beaucoup ton site et je trouve tes posts très interressant.

Leave a Reply