Complementos nutricionales y alopecia

tipos de alopecia

Con la llegada del otoño, volvemos a preocuparnos por esos “pelos de más” que encontramos en la bañera o en las púas del cepillo de peinarse. Al margen de esto, que no tiene por qué ser una seria pérdida de pelo, muchas personas se ven afectadas por un problema de alopecia con el que conviven realmente todo el año. Sobre esto vamos a hablar un poquito en los siguientes párrafos.

En primer lugar decir que son problemas sufridos por mujeres en tanta o mayor medida que los hombres, debido sobre todo a alteraciones hormonales y al ciclo reproductivo (las hormonas femeninas protegen de la caída del pelo durante la vida reproductora de la mujer). Muchas veces una mayor caída puede venir provocada por el uso abusivo de dietas drásticas, los embarazos y partos, o por situaciones relacionadas con el estrés o la falta de sueño. No constituye un peligro para la salud pero todos sabemos la importancia personal y social que le damos a disfrutar de un cabello sano y, a ser posible, abundante.

El cabello tiene un ciclo vital en el que crece, cae y es normalmente sustituido por otro nuevo; nos damos cuenta de situaciones anormales cuando existe una mayor proporción de pelo que cae frente al que nace, o bien cuando el cabello nuevo no tiene la misma calidad que el que ha caído. Muchas veces, de hecho,es más un problema de calidad que de cantidad.

Los factores genéticos, la acción hormonal, la falta de adecuada nutrición, la pérdida de cualidades del colágeno o la acción de la enzima 5-alfa-reductasa, están en la base de las causas por las que el cabello pierde su elasticidad y resistencia y cae. Pero caída no significa necesariamente alopecia.

Cuando hablamos de alopecia?

La alopecia androgénica se llama así por ser más frecuente en hombres, pero ocurre también en el género femenino.

El Dr, Ángel Bozas (dermatólogo de la clínica Dermas) explica que se  debe a un aumento de la acción de los andrógenos (hormonas masculinas) sobre los folículos pilosos, que ven reducido su tamaño progresivamente hasta hacer desaparecer el bulbo o folículo piloso (raiz del cabello). La alopecia androgénica es hereditaria pero de carácter recesivo, es decir, que existen mas probabilidades de que un varón la sufra si el padre también la ha tenido.

Un ciclo capilar completo, comenta el doctor Bozas, duraría más de dos años, entre fase de crecimiento (unos 2 años), fase estable (de 2 meses) y fase de caída (de 2 semanas de duración). Este ciclo de renovación natural del cabello lleva a perder una media de 100 pelos por día, que se desprenderán bajo situaciones de tracción y más fácilmente con el lavado o el peinado, por lo que es en estos momentos en que se hace más patente esa pérdida.

Además, el doctor Bozas nos aclara algunas dudad o mitos sobre alopecia:

Lavarse el pelo a menudo no es necesariamente perjudicial, si se usan champús suaves de buena calidad, que no irriten ni desprotejan el cuero cabelludo.

Recortarse las puntas o cortarse el pelo con cierta frecuencia no ayuda a tener un cabello más sano, puesto que las únicas estructuras vivas residen en la raíz, es decir, las células del bulbo piloso.

El uso de secadores sobre el pelo humedo y productos como las gominas de fijación no deben en principio influir sobre una mayor caída del pelo, siempre que no se esté dañando al folículo.

La caspa en sus diferentes manifestaciones no está en absoluto relacionada con la alopecia; son afecciones diferentes. Aunque en ocasiones pueden darse al mismo tiempo, por ejemplo si tienen una misma causa de origen, como puede ser el estrés.

En la alopecia androgénica puede concurrir también una situación de exceso de grasa (seborrea) que es debido también al influjo de las hormonas masculinas sobre las glándulas sebáceas.

Tratamientos contra alopecia:

Los tratamientos farmacológicos actuales para contrarrestar o frenar la alopecia androgénica se basan en principios activos como el minoxidil y la finasterida. Al lado de estos tratamientos, se están desarrollando  recientemente técnicas novedosas aunque aún deben tener más recorrido para evaluar a fondo sus efectos, como es el uso de láser para reactivar los folículos pilosos. También el llamado “Plasma”, consistente en la aplicación de infiltraciones en determinadas aéreas del cuero cabelludo, con plasma enriquecido en factores de crecimiento procedente del mismo paciente.

Suplementos contra caída de cabello:

En los cambios estacionales de primavera y otoño se suele ver incrementada la caída del pelo, situación para la que son especialmente recomendados los complementos  nutricionales y tratamientos temporales por vía tópica. Las ya conocidas cápsulas por via oral, el uso de champús específicos y los concentrados líquidos en ampollas capilares completan la batería ideal de productos que nos ayudarán a combatir estas mayores pérdidas de cabello.

Con ellos buscamos fortalecer el cuero cabelludo y nutrir de forma adecuada las células del folículo piloso. Normalmente sería recomendable continuar diariamente el tratamiento durante al menos 2 meses. Existen diferentes laboratorios de prestigio que elaboran toda esta variedad de suplementos. En su composición solemos encontrar oligoelementos, vitaminas y aminoácidos específicos que se necesitan para mantener un cabello sano y bien nutrido. Entre estos ingredientes:

El ZINC, necesario para la síntesis de las proteínas queratina y colágeno, que forman parte estructural del tallo piloso (además de formar parte de la piel y las uñas)

La BIOTINA (llamada vitamina B7, B8 o vitamina H), que permite el crecimiento normal, fortalece el pelo y ayuda a dar grosor al mismo.

El aminoácido azufrado L-CISTINA, que interviene en el metabolismo de piel, cabello y uñas y forma parte estructural de las proteínas del cabello.

La VITAMINA B6, que actúa en la correcta síntesis de la cisteína, otro aminoácido que aporta la estructura y resistencia a las fibras de queratina.

El HIERRO, cuya deficiencia se relaciona con una mayor caída del pelo, tanto en hombres como en mujeres.

Y también otras vitaminas, minerales e ingredientes a veces de origen vegetal que en general ayudan por estar implicados en el metabolismo de piel y cabello o por sus efectos antioxidantes (protectores celulares). Así, tenemos que estos preparados suelen estar enriquecidos con algunas otras vitaminas del complejo B, vitamina E, cobre, selenio, etc. ; también los hay que incluyen isoflavonas de soja, o extracto de la planta Serenoa repens (planta que parece actuar inhibiendo la 5-alfa reductasa).

Leave a Reply