Nuevas herramientas en dietética: el mango africano

dieta mango africano

Si os digo que la Irvinia Gabonensis es uno de los últimos descubrimientos en materia de dietetica os quedaréis igual. Pero si os hablo del mango africano ya empezaréis a tener las ideas más claras. Como pasa multitud de veces en nuestros días, los medios de comunicación han encumbrado un producto con propiedades milagrosas, capaz de quitar el hambre, disminuir los niveles de colesterol “malo”  LDL o adelgazar hasta 12 kg en 10 semanas (sin dieta ni actividad física especial).

Todo empezó con un estudio de equipo de investigadores de la Universidad de Yaounde (Camerún), dirigido por el doctor Julius E. Oben, realizó un estudio (según ellos, el primero que se hace en relación a este extracto) sobre 102 adultos con sobrepeso, cuyos resultados fueron publicados por la revista “Lipids in Health and Disease” . Los resultados fueron espectaculares.

Asimismo los efectos de esta fruta tropical sobre el metabolismo son los siguientes:

a) Reduce la resistencia a la leptina
La leptina es una hormona segregada por las células grasas que tiene un doble papel esencial en el control del peso y la grasa acumulada:
1.-Reduce el apetito actuando sobre el hipotálamo del cerebro.
2.-Favorece el uso de la grasa corporal como fuente de energía.
El problema no es que las personas obesas no segreguen leptina, sino que acaban siendo resistentes a la misma, es decir, sus células no la reconocen y ésta no puede actuar.
Es francamente interesante el papel que la leptina parece jugar en muchos casos en los que se produce un inevitable aumento de peso tras haberlo perdido, ya que se puede dar una relativa resistencia a la insulina tras perder peso.

b) Aumenta los niveles de adiponectina
La adiponectina es una hormona segregada también por las células grasas y quizás su función más destacable es mantener la sensibilidad celular a la insulina, lo que tiende a evitar la hiperinsulinemia crónica. El control de la adiponectina es una de las más prometedoras estrategias para el manejo de la diabetes y la obesidad.

c) Inhibe el Glycerol-3-phosphate dehydrogenase, que es la enzima responsable de convertir los azúcares almacenados en grasas.
El mango africano disminuye la presencia de los receptores PPAR, cuya ausencia bloquea la entrada de grasa en los adipocitos y por tanto que no se pueda acumular la grasa ingerida; el lípido no almacenado automáticamente entra a los sistemas de lipólisis para su destrucción.

Leyendo todo esto uno se queda estupefacto. ¿Es capaz esta simple fruta tropical de hacer todo esto? Pues parece que un cada vez mayor número de laboratorios de productos dietéticos creen que sí. Por eso están apostando fuerte por comprimir todas estas propiedades para comercializar una serie de productos basados en el mango africano.

El caso que nosotros conocemos es el  Adipo-block de los laboratorios Prisma Natural. Su producto es, hasta el momento, el que tiene mayor concentración de mango africano del mercado (80%). Se aconseja tomar dos cápsulas al día, media hora antes del desayuno y la cena, con un vaso de agua, durante un periodo de 10 semanas. El fabricante asegura una pérdida de unos 5-7 kilos, pero suponemos que dependerá, naturalmente, de cada persona y sus hábitos diarios (alimentación y ejercicio) el éxito o no del tratamiento. Porque hay que tener en cuenta que los hábitos de vida y nutricionales que hay en nuestro país frente a los de Camerún son significativamente diferentes.

Este interesante producto lo puedes encontrar en nuestra webshop:

http://www.farmacia1896.com/adelgazamiento/1062-adipo-block-total-mango-africano-140-capsulas.html

 

 

Leave a Reply