Conociendo al enemigo: gripe y resfriados

gripe y resfriado

La gripe es una enfermedad infecciosa provocada por el virus Influenza que afecta sobre todo a las vías respiratorias superiores. Se caracteriza principalmente por empezar con fiebre alta (39-40ºC), dolores musculares, cefalea y malestar general importante, en algunos casos puede presentarse tos seca, dolor de garganta y rinitis. Estos síntomas pueden durar de 4 a 7 días.

Los resfriados están causados por diversos virus, principalmente los virus Paragripales, Adenovirus y Rinovirus. Los síntomas son parecidos a los de la gripe aunque sin un inicio tan brusco y sin fiebre tan alta ni malestar muscular, en los resfriados la tos, dolor de garganta  y rinitis suelen ser más acusados que en la gripe.  Estos síntomas suelen durar unos 7 días y la tos puede persistir unos días más.

Todos estos virus, tanto los causantes de la gripe como los de los resfriados, son altamente contagiosos, ya que se transmiten de persona a persona a través de las vías respiratorias, y al entrar en contacto con objetos contaminados por el virus y luego tocarse la nariz, la boca o los ojos. Los 3 primeros días de un proceso viral son los más contagiosos, aunque el virus se transmite desde 1 día antes del inicio de los síntomas hasta 7 días después.

Podemos intentar prevenir la infección por estos virus, siguiendo una serie de medidas preventivas muy sencillas; descansar adecuadamente, beber líquidos abundantemente, seguir una alimentación saludable y equilibrada, lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, favorecer un ambiente sano ventilando diariamente las habitaciones…Además, en el caso de personas mayores de 60 años y otras personas de riesgo, como personas afectadas por patologías pulmonares y cardiacas crónicas, personas inmunodeprimidas o personas en contacto diario con estas personas, también debemos tener en cuenta la vacuna de la gripe correspondiente a la campaña del año en curso y establecida por las autoridades sanitarias.

El tratamiento de estos procesos es puramente sintomatológico, los analgésicos y antiinlfamatorios son los medicamentos más usados para la fiebre y el dolor muscular, y los otros síntomas los podemos tratar puntualmente con antihistamínicos, descongestivos, etc. La vitamina C, la Echinacea, el Própolis y remedios homeopáticos pueden ayudarnos a aumentar nuestro sistema inmunitario para que éste pueda combatir estos virus y evitar así su infección, o en el caso de ya haber sido infectado, un buen sistema inmunológico puede hacer que los síntomas sean más leves y todo el proceso viral sea más corto. Dado que estos procesos están causados por virus no deben tratarse con antibióticos. Sin embargo, algunos de estos procesos pueden complicarse por una agresión bacteriana, es entonces cuando el médico recetará un tratamiento con antibióticos.

One Response to “Conociendo al enemigo: gripe y resfriados”
  1. sol perez

    Desde que me vacuno de la gripes tengo suerte y la he conseguido esquivar

Leave a Reply