obesidad y habitos alimenticios

Las personas que sufren obesidad coinciden en hábitos de alimentación y estilo de vida, que influyen en la ganancia de peso.

Depresión, baja autoestima y ansiedad por la comida son características psicológicas frecuentes  en  las personas obesas o con sobrepeso.

Tienen hábitos alimenticios comunes: un bajo consumo de verduras y frutas, un alto consumo de refrescos y carbohidratos y no desayunar.

El sedentarismo y una mala alimentación son los pilares que se encuentran detrás de la gran epidemia del S.XXI, la obesidad, que afecta a aproximadamente el 25% de la población adulta española.

La obesidad es una enfermedad multifactorial, lo que significa que entran en juego diversas variables que pueden condicionar la aparición de la enfermedad (genética, la masa corporal, metabolismo, la flora intestinal, alimentación..).

Pese a ello, el equipo médico encabezado por los Doctores Jorge C. Espinós y Jesús Turró, especialistas en el tratamiento de la obesidad mediante técnicas endoscópicas, ha llevado a cabo un estudio en el que demuestra que en la mayoría de casos e independientemente de la edad, sexo y otras variables, las personas con obesidad comparten unos hábitos alimenticios y llevan un estilo de vida similar.

En el estudio participaron 80 pacientes, de los que el 66% fueron mujeres y un 34% hombres con una edad media de 35 años y un Índice de Masa Corporal de 35,3 kg/m2, considerado obesidad en términos médicos.

¿Cómo se alimenta una persona con exceso de peso?

Casi el 50% de los pacientes reconocieron tener síntomas de ansiedad con respecto a la comida. Los Dres. Turró y Espinós cuentan que “la ansiedad por la comida es un modo de “compensación” por otros factores de frustración o estrés que pueda presentar el paciente obeso. De este modo, prácticamente la mitad de los pacientes afirman tener ansiedad por la comida ya que a menudo los alimentos adquieren un fuerte contenido emocional en la vida de las personas con sobrepeso u obesidad”.

En relación a los hábitos alimenticios, prácticamente en todos los casos se confirma un escaso consumo de verduras, frutas, hortalizas y legumbres que se contrapone con un excesivo consumo de carbohidratos de absorción rápida (pan, bollería, galletas, cereales, pasteles…), de alimentos compuestos principalmente por almidón (arroz, patatas, pasta)  y  de platos precocinados.

Además un 54% de los pacientes observados reconocieron beber poca o muy poca agua durante el día ya que sacian su sed con bebidas tipo refresco.

Por otro lado, el equilibrio de la dieta durante todo el día tampoco sigue las pautas recomendadas por expertos en nutrición; Uno de los errores más comunes -y del 36% de los pacientes que participaron en el estudio es no desayunar-  aunque el 85%  que sí desayuna lo hace de un modo incompleto.

Si ya empiezan el día con una dieta desequilibrada, a lo largo de la jornada tampoco le ponen remedio. De este modo, 8 de cada 10 afirmaron picar entre horas, especialmente en la franja horaria de la tarde-noche -el 78% de los pacientes-.

Genética y Estilo de vida:

El 73% de los pacientes tratados de sobrepeso tenían antecedentes familiares con obesidad lo que en parte explica el hecho de que en la familia existan unos hábitos alimenticios y un estilo de vida similar que condicione esta predisposición al sobrepeso sin entrar a valorar el posible componente genético que favorezca la aparición de la obesidad.

El 23% de los pacientes con sobrepeso ha padecido algún periodo de depresión a lo largo de su vida lo que se podría atribuir a la imagen física y baja autoestima.

Por último, cabe destacar el hecho de casi un 80% no realiza nunca ningún tipo de ejercicio ni actividad física con regularidad, ni practica ningún deporte.

Para los Dres. Jorge C. Espinós y  Jesús Turró, “a pesar de que la obesidad es una enfermedad multifactorial, el paciente con obesidad presenta unos hábitos característicos que influyen en la ganancia de peso. Por nuestra consulta han pasado más de 2.000 pacientes con problemas de sobrepeso y obesidad, y  podemos afirmar que existe una prevalencia de obesidad que viene claramente marcada por el estilo de vida y los hábitos alimenticios”

“No obstante, a nivel de tratamiento buscamos adaptaciones específicas y concretas para cada caso, ya que el tratamiento de la obesidad para que sea efectivo debe ser multidisciplinar y apoyado en técnicas que ayuden al paciente a cambiar los hábitos alimenticios. En este sentido técnicas como el balón intragástrico o el Método POSE  han demostrado ser efectivas.”


 

Más información en www.cirugiaendoluminal.com

Leave a Reply