La verdad que hace tiempo que tengo preparado un post larguísimo en donde tratar un tema que de repente, y coincidiendo con el inicio del año, se pone de moda: el “dejar de fumar”. Por eso, durante esta semana publicaremos una serie de artículos que os van a ayudar a conocer mejor al enemigo, para luego atacar definitivamente. La idea es que conozcáis el tabaquismo en profundidad para luego daros algunas herramientas para intentar dejar el hábito de fumar definitivamente. ¿Os parece? Pues nada, vamos a darle…

 

¿QUÉ ES EL TABAQUISMO?

Es la adicción al tabaco provocada principalmente por uno de sus componentes activos, la nicotina. La acción de esta sustancia acaba condicionando el abuso en su consumo.

LA NICOTINA

La nicotina es un alcaloide natural que se extrae de las hojas de la planta de tabaco (Nicotiana Tabacum), y es el principal responsable de la adicción al tabaco.

planta del tabaco

La nicotina comienza su acción uniéndose a los receptores nicotínicos colinérgicos en el sistema nervioso central (SNC). El principal agonista endógeno de estos receptores es la acetilcolina, mientras que la nicotina sería el agonista exógeno más importante.
Cuando la nicotina se une a los receptores, éstos se activan, produciéndose la despolarización de las neuronas y se dispara un potencial sináptico. Todo este proceso conlleva a la activación de las neuronas dopaminérgicas particularmente las que se proyectan hacía el núcleo accumbens, núcleo principal del sistema dopaminérgico de recompensa o gratificación. Según las teorías actuales, esta activación dopaminérgica sirve como refuerzo positivo para repetir el comportamiento que ha motivado esta liberación de dopamina, es decir, fumar y las conductas asociadas al hecho de fumar. Se establece una situación de dependencia.

Por otro lado, también comienza la desensibilización de receptores, lo que provoca que disminuya el efecto si se fuman más de dos cigarrillos seguidos. Al desencadenarse la desensibilización comienza también el fenómeno de tolerancia a próximos cigarrillos.

Si la exposición a la nicotina se mantiene de forma prolongada se va a producir un aumento en el número de receptores nicotínicos en el cerebro. Cuando la nicotina desaparece del cerebro, el exceso de receptores va a resultar en una excesiva excitabilidad del sistema colinérgico-nicotínico en el fumador, lo que provoca una sensación de malestar y nerviosismo conocido como síndrome de abstinencia y contribuye a que el fumador necesite el siguiente cigarrillo. Así pues, el siguiente cigarrillo “medica” al fumador al desensibilizar parte de los receptores nicotínicos, volviendo a un estado normal de activación colinérgica.

Estos fenómenos explican el hecho de que la mayoría de fumadores consideren el primer cigarrillo del día como el más placentero, ya que tras una noche de abstinencia las concentraciones de nicotina están en su nivel más bajo y el número de receptores desensibilizados es menor. Por esta razón, el primer cigarrillo es el que activa de forma más potente a los receptores nicotínicos y provoca una mayor liberación de dopamina, por lo que se obtiene un mayor efecto placentero. El resto de cigarrillos fumados durante el día van a aumentar el nivel basal de nicotina lentamente, garantizando un número suficiente de receptores desensibilizados que eviten la hiperactivación colinérgica.

mecanismo del tabaquismo

La abstinencia sigue la vía noradrenérgica, mediada por la norepinefrina que se concentra en las neuronas del locus ceruleus. Cuando un fumador trata de no fumar los niveles de nicotina caen y la frecuencia de excitación de las neuronas noradrenérgicas llega a ser anormalmente alta y causa los síntomas de abstinencia a la nicotina.

COMPONENTES DEL TABACO

El humo del tabaco es una mezcla compleja de gases y partículas en la que existen más de 4.000 sustancias químicas, algunas de ella irritantes y más de cuarenta cancerígenas. Entre estas sustancias están hidrocarburos polinucleares aromáticos, N-Nitrosaminas, metales pesados, gases con propiedades dañinas siendo el CO el principal. Además, hay más de sesenta sustancias añadidas por las compañías de tabaco durante la manufacturación del tabaco (Fowles y Dybing, 2003).

componentes del tabaco

Leave a Reply