Pequeños monstruos entre nosotros (II): escabiosis o “sarna”

Seguro que alguna vez has oído hablar de la sarna, una enfermedad típicamente encasillada como de transmisión sexual aunque ésta no sea su única vía de contagio.

sarna

La escabiosis o sarna es una enfermedad de la piel causada por el ácaro parásito Sarcoptes scabiei. Se puede encontrar prácticamente en cualquier lugar del planeta y en todas las capas de la población ya que es extremadamente contagioso.Esta espécie de ácaro se introduce bajo la piel (en la epidermis), donde cava diminutos túneles produciendo una picazón insistente que se intensifica por la noche y con el calor. Éste picor se produce por la reacción alérgica que causa el pequeño artrópodo.

El ciclo de la vida 

Después de que se produzca la fecundación con el macho en la superfície de la piel (éste muere al haberse producido la fecundación), la hembra  se introduce en la piel desarrollando túneles y depositando sus huevos a medida que va penetrando. Puede llegar a poner  hasta 50 huevos al día para morir a las 4-6 semanas.
Los huevos eclosionan y las larvas emergen a la superfície de la piel en donde se transforman en ninfas y llegan a la etapa adulta a los 12-15 días. A partir de ahí vuelve a empezar el ciclo vital.

El roce hace el cariño

La sarna suele transmitirse por contacto sexual. Sin embargo, los niños a menudo se la contagian entre sí y a los adultos mediante el contacto diario.
El síntoma básico es la picazón intensa y como hemos dicho antes, por la noche. Por lo común, el desarrollo de los síntomas tarda entre tres y cuatro semanas. Pero si se sufre una reinfección puede aparecer prúrito a las pocas horas.
Sin embargo, los signos característicos de la enfermedad  pueden ser varios:  pequeñas pústulas o erupciones cutáneas que parecen pequeñas líneas oscuras y ensortijadas especialmente entre los dedos, las muñecas, la areola de los pechos, los muslos, las nalgas, el pene y en la planta de los pies en niños y lactantes.

sarna en la mano

 Generalmente la escabiosis no se acompaña de infecciones bacterianas excepto en personas que no siguen unas medidas higiénicas correctas.

¿Cómo tratarla? 

El tratamiento es relativamente fácil aunque un poco engorroso. Se basa en impregnarse todo el cuerpo, desde la cabeza a la planta de los pies, con un escabicida (usualmente permetrina en crema o ungüento)  no solo en las zonas infectadas sino tambien en las sanas ya que se desconoce la localización del parásito.
Hay que tener especial precaución a la hora de aplicar el medicamento, evitando las mucosas y esparciendo el producto por todos los pliegues de la piel, los espacios interdigitales y la zona que queda entre las uñas y la piel, dado que el parásito puede usar estas zonas como reservorios.

 Cuando prevenir es mejor que curar

La sarna se propaga muy fácilmente. Normalmente es considerada enfermedad de transmisión sexual pero igualmente puede aparecer con el contacto cercano u íntimo con una persona infectada. Además, hay que tener especial precaución con la ropa o ropa de cama . De este modo, las medidas preventivas se basan en evitar al máximo el contacto con éstos focos de Sarcoptes scabei. En el caso de la ropa, hay que desinfectarla ya sea pasándola por agua hirviendo o bien exponiéndola al sol por cuatro horas.

 

Leave a Reply